Legado histórico del Hotel Continental Palacete

Historia Hotel Continental Palacete

La aventura del Hotel Continental Palacete comenzó a finales del siglo XX. Fue un proyecto que nació de la mano de Pilar Vallet, quien encontró la oportunidad de adquisición en un anuncio en un periódico. En 1999 la familia compró la antigua mansión, decidió restaurarla y la reabrió como hotel. Y de este modo, las paredes del Hotel Continental Palacete hablan de la historia de Barcelona. Se trataba de una antigua mansión del 1863 llamada Casa de Fabra que originalmente se encontraba en el Paseo de Gracia. Durante esos años, los propietarios del edificio decidieron desmantelar la mansión, ya que la avenida empezaba a ser muy concurrida, y la trasladaron piedra por piedra a la actual ubicación en la Rambla Catalunya. El distinguido edificio cuenta con salones originales del 1863 y con objetos de coleccionista como copas y cubertería de plata que en la actualidad se encuentran expuestos en el hall, en un gran armario antiguo convertido en vitrina. Aunque el hotel no se define bajo la filosofía de un hotel de lujo, su salón estilo Versalles Luis XV y la espectacular chimenea de mármol hacen de este hotel un original punto de referencia para alojarse en el centro de Barcelona. Algunas de las habitaciones que fueron inicialmente decoradas con ropa de color rosa por la propietaria Pilar Vallet todavía permanecen con la decoración original. De hecho, el hotel también se le ha llamado “el hotel rosa". Actualmente algunas de las habitaciones están siendo reformadas. El Hotel Continental Palacete es también conocido por su buffet abierto 24 horas al día, los 7 días de la semana. Un espacio dentro dell hotel donde los huéspedes pueden disponer de comida y bebida durante todo el día y la noche. El buffet 24 horas también está disponible en el Hotel Continental y se basa en recetas de cocina caseras elaboradas por la madre de la familia, Pilar Vallet.